10 de julio de 2009

Carranque - Toledo

Hallan una fábrica de aceite en la villa romana de Carranque

http://www.abc.es/20090710/toledo-toledo/hallan-fabrica-aceite-villa-20090710.html

Los arqueólogos que realizan las excavaciones en el yacimiento de Carranque anunciaron ayer los avances en sus investigaciones. Vestigios de una fábrica de aceite y vino son los últimos hallazgos.
Lo hicieron durante una rueda de prensa presidida por el delegado de Cultura, Jesús Nicolás, quien presentó el balance anual de los trabajos en la villa arqueológica en 2008 acompañado de la concejal de Cultura de Carranque, María José Martínez, y el director general de Patrimonio Cultural, Luis Martínez.
El profesor de la Universidad Autónoma de Madrid, Manuel Bendala, y la profesora de la Universidad a distancia, Virginia García-Entero, explicaron que se ha hecho una «relectura» de los edificios que componen la villa, que «a día de hoy, sabemos que tienen una relación compleja entre sí».
Además, dieron a conocer los avances en el estudio de los materiales hallados en el yacimiento, «sobre todo, mármol o marmora, como representación de la élite de la época».

Hornos de vidrio

También desvelaron las bases económicas que permitieron la edificación de la villa: «Unos hornos de combustión de vidrio datados en el siglo I, la actividad extractiva de áridos en el siglo III y una zona productiva de aceite y de vino de finales del mismo siglo».
Estos últimos edificios destinados a la producción de aceite, llamados «torcularium», disponían de una almazara de 145 metros cuadrados de superficie y en él que se han encontrado zonas de prensado de aceitunas, dos depósitos revestidos de un hormigón hidráulico para evitar escapes y una zona de almacenaje.
La producción de vino se inició en la segunda mitad del siglo IV, diversificando la actividad productiva, «con dos habitaciones para pisar la uva llamadas «calcatoria» y depósitos para recoger el mosto con capacidades de 700 y 2.500 litros», según indicó Virginia García-Entero.
Ya en el año 326 d. C., cuando el último propietario conocido de la villa, Materno, hizo una última gran reforma de la casa residencial, eliminó la producción de vino por razones desconocidas y amplió la de aceite. Además, desmanteló las termas o «balneum» construidas en la primera mitad del siglo IV en alas «de construir otras más grandes y adecuadas a su estatus social, aunque no han sido encontradas todavía».
En la nueva fase de estudio de la zona arqueológica de Carranque, iniciada el pasado 16 de junio, se estudiará el «palatium» o basílica, «un edificio civil de representación decorado con material lapídeo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada