21 de marzo de 2009

Mérida - Badajoz

Hallazgo arqueológico gracias a un colector

Salen a la luz los restos de un ramal de la conducción romana de Proserpina

http://www.hoy.es/20090321/merida/salen-restos-ramal-conduccion-20090321.html

Una conducción romana de agua que permanecía oculta sale de nuevo a la luz. Los trabajos de adecuación de un colector para dar servicio a las viviendas del PIR La Calzada, junto a la carretera de Montijo, han descubierto los restos de un ramal del acueducto de Proserpina.

Técnicos del Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida señalan que ya se conocía este yacimiento, que forma parte de uno de los sistemas de captación de agua que tenía la colonia romana para abastecer a su población. En este caso, se cree que recogía las aguas que confluían en el arroyo del Sapo para incorporarlas a la conducción genérica que procedía de Proserpina.

Las obras que se llevan a cabo en esta zona consisten en un nuevo colector que permita el enganche del entramado de recogida de aguas residuales de las viviendas de La Calzada con la red general de saneamiento de Mérida.

Aunque en principio pueda parecer una coincidencia, la lógica señala que sea en esta zona, donde se produce una pequeña vaguada entre dos lomas, donde se instale un colector. Del mismo modo, es el lugar idóneo para que los romanos, que suplían con ingenio la falta de tecnología, adecuasen una red de aprovechamiento de aguas pluviales.

Varios puntos

Los restos aparecen dispersos en todo el trazado del nuevo colector. El mayor interés se encuentra junto a los campos de la Federación de Fútbol, así como debajo de la carretera de Montijo. La empresa Arqueocheck se encarga del seguimiento de los trabajos, que también incluirán catas en el tramo situado junto a las viviendas de La Calzada.

Del mismo modo, también ha aparecido junto a la carretera de El Palo un pequeño trayecto de la conducción de Proserpina, que tenía un desarrollo muy sinuoso desde el pantano romano hasta el Acueducto de los Milagros para adaptarse a las irregularidades del terreno y aprovechar la fuerza de la gravedad para la circulación del agua.

Asegurar la conservación

Aunque ya se conocía estos restos, no ha sido hasta ahora cuando se han podido recuperar debido a las obras de conexión del PIR La Calzada con la red general de saneamiento.

De hecho, la existencia de estos vestigios ha obligado a la empresa que ejecuta estos trabajos a modificar el proyecto inicial. Antes de iniciar las obras, los responsables del Consorcio ya indicaron los puntos en los que previsiblemente se encontrarían con algunos hallazgos de interés, como finalmente ha ocurrido.

Por ahora, el Consorcio sólo ha establecido un seguimiento de los trabajos para asegurar la conservación de la conducción romana, por lo que en principio se descarta que vayan a permanecer expuestos a la luz pública para su contemplación.

El único punto conflictivo que ofrece la obra se encuentra en la confluencia con la carretera de Montijo. Para solventar este problema, se plantea que el colector transcurra por debajo de este lugar, para lo que será necesario excavar el lecho de roca y modificar técnicamente la tubería de saneamiento.

Este ramal de la conducción de Proserpina ya salió a la luz cuando se construyó el colector que recoge las aguas de los campos de fútbol de la Federación. En aquel momento, incluso se llegó a romper parte del yacimiento para facilitar la ejecución de la obra. En la actualidad, el Consorcio asegura que está llevando a cabo una supervisión absoluta para evitar nuevos daños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada