29 de junio de 2007

Cuencas - Asturias

Expertos del Ejército buscarán en La Carisa nuevos vestigios del campamento romano

http://www.lne.es/secciones/noticia.jsp?pNumEjemplar=1682&pIdSeccion=38&pIdNoticia=534718

Los arqueólogos, que ya están trabajando en la vía de La Mesa, centrarán la campaña estival de excavaciones en el enclave imperial de Curriechos

La quinta campaña de excavaciones arqueológicas en el entorno de la vía Carisa está a punto de comenzar. Yolanda Viniegra, Rogelio Estrada y Jorge Camino volverán en breve a esta zona de montaña situada entre los concejos de Lena y de Aller para centrar sus investigaciones en los vestigios del campamento romano que ocupó el monte Curriechos en el siglo I antes de Cristo. No estarán solos. Un equipo de expertos del Ejército de Tierra se desplazará al lugar para, con el auxilio de sistemas punteros en tecnología, tratar de localizar nuevos restos imperiales en este bellísimo enclave.

Llegarán durante la primera quincena del mes que viene y lo harán «armados» con tecnología de última generación. Un grupo de especialistas del Ejército de Tierra colaborará con los arqueólogos en la búsqueda de nuevos vestigios de presencia romana en el entorno de La Carisa, concretamente en el monte Curriechos, donde se emplazó un campamento imperial en el siglo I antes de Cristo. Jorge Camino, Rogelio Estrada y Yolanda Viniegra ya han conseguido recuperar en este enclave durante los últimos años más de un centenar de artículos romanos, entre ellas piezas de tiendas de campañas y armas. A partir de julio, con el auxilio de los militares, que se quedarán en la zona varios días, intentarán rescatar nuevos elementos que permitan conocer mejor las características de un emplazamiento ligado a la defensa de las vías de penetración desde la Meseta a la región y que, entre otras cosas, llama la atención por estar situado a más de 1.700 metros de altitud, lo que le convierte, posiblemente, en el ubicado a mayor elevación de los que se conocen en el mundo.

Los arqueólogos de La Carisa iniciaron hace unas semanas la campaña estival de excavaciones en la vía de La Mesa, donde están estudiando un sistema de defensa astur que, a falta de las pruebas de carbono 14, todo apunta a que fue levantado en tiempos de la Monarquía asturiana. Tras concluir los trabajos en otro de los grandes trayectos históricos de la región, Camino, Estrada y Viniegra centrarán en seguida su atención en La Carisa, y, más en concreto, en los vestigios del campamento de Curriechos.

Durante las dos últimas campañas arqueológicas en La Carisa cobró especial relevancia el estudio de los sistemas defensivos situados frente por frente del campamento, en una zona elevada conocida como el Homón de Faro. En este paraje hay restos de una muralla astur que fue asignada en un principio a los astures que en el siglo I antes de Cristo trataron de evitar la conquista imperial de sus territorios. Sin embargo, los análisis de carbono 14 determinaron que los restos deben de datarse en la época inmediatamente anterior a la Monarquía asturiana.

Este descubrimiento hace, incluso, más apasionante el estudio de todo el complejo de La Carisa y abre la puerta a la posibilidad de que el Homón de Faro fuera un emplazamiento defensivo indígena a lo largo de varios siglos. Primero, contra los romanos y, después, contra los visigodos y los árabes. Es más, en esta línea, los arqueólogos no descartan que bajo los restos de la muralla que aún permanecen en pie haya vestigios de otra anterior y coetánea del campamento imperial del monte Curriechos.

Aun siendo apasionantes todos esos interrogantes que se abren, los arqueólogos están decididos a concentrar la campaña estival que comienza en el estudio del campamento, aspecto que quedó ligeramente abandonado durante los años precedentes por el indudable atractivo del Homón de Faro. El emplazamiento de Curriechos responde al modelo de «castra aestiva», que eran los campamentos ligados a campañas militares de verano. En este caso, todo apunta a que está relacionado con las campañas de conquista del territorio que hoy es Asturias emprendidas por Publio Carisio. De acuerdo a los descubrimientos de Camino, Estrada y Viniegra, el dispositivo incluye tres o cuatro líneas defensivas equipadas con elementos múltiples. Además, hay vestigios de fosas «dúplex» o «cuádruples» con estacadas, lo que hace pensar en que existía una amenaza bélica real.

2 comentarios:

  1. Anónimo8:24 p. m.

    lo de la carisa parece un esperpento donde arqueologos, uno de ellos tecnico de la consejeria de cultura del principado, anuncian la gran confrontacion entre romanos y astures, sin restos de ninguna batalla, se alude a que si eso se hubiese descubierto en el pais vasco ya habria subido el lehendakari ¿¿¿??????? y finalmente, cuando resulta que las defensas astures son medievales, pasan a decirnos que puede que pelayo estuviese ahi contra los musulmanes...que pena de arqueologia sensacionalista, e increible que el director de todo eso sea arqueologo de la administracion de asturias......que imagen....

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8:43 p. m.

    http://www.lne.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2008081700_39_666851__Caudal-Carisa-historia-moneda


    Ultimos avances

    http://www.lne.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2008082500_38_669199__Cuencas-edad-importa-Carisa

    ResponderEliminar