1 de agosto de 2009

León

La muralla romana se «desmontará» para extraer las estelas funerarias

http://www.diariodeleon.es/noticias/noticia.asp?pkid=468564

El proceso, que comenzará en septiembre, se prolongará durante dos meses y se obtendrán cuarenta lápidas, casi la mitad de las que se conservan en la actualidad

Comenzará en el mes de septiembre y será uno de los procesos más delicados de cuantos se han llevado hasta ahora en la muralla romana de León. El equipo de expertos -”integrado por arquitectos, arqueólogos, petrólogos, especialistas en epigrafía y fotogametría y en manipulación del material lapidario-” pondrán en marcha una empresa casi hercúlea con el fin de extraer las cuarenta estelas funerarias que permanecen ocultas en la esquina del cubo de la muralla.

El director del proyecto, Melquiades Ranilla, ha explicado que con el fin de salvar las lápidas habrá que desarrollar un proceso cuya principal característica es que «desmontará» la fábrica romana con una técnica cercana a la orfebrería.

El plan prevé la instalación de dos plataformas. Una de ellas estará dispuesta siguiendo la altura de la calle, mientras que la otra alcanzará una altura de tres metros. Estarán ambas perfectamente niveladas y entre ellas se articularán unos sistemas hidráulicos de última generación que serán los que «arranquen» las estelas de sus guardianas pétreas. El proceso será lento -”se prolongará a lo largo de dos meses-” y en realidad ya ha comenzado. Durante estos meses, los especialistas han numerado las fábricas originales y han identificado las cuarenta lápidas -”de entre dos metros y medio y cuarenta centímetros-”. Tras arrancar la piedra de la muralla, se separarán las lápidas y en su lugar se colocarán moldes realizados con piedra de Boñar. Estas réplicas tendrán las mismas dimensiones y características físicas que las fábricas desmanteladas y sobre ellas se colocarán posteriormente el lienzo romano. Por otro lado, el proyecto contempla la puesta en marcha de un hospital de campaña que velará por la protección y conservación de las estelas. Así, una vez se extraigan las lápidas, los expertos diagnosticarán sus patologías con el fin de poner en marcha un sistema de primeros auxilios que permita que lleguen en las mejores condiciones al Museo de León. Allí, las piezas sufrirán un proceso de rehabilitación integral. Además, previamente a su envío al laboratorio de Pallarés, los expertos en epigrafía documentarán las estelas funerarias y se realizarán scanners, videos e imágenes de las mismas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada