3 de julio de 2009

Coca - Segovia

IE Universidad inicia la décima campaña de excavaciones en la cuna de Teodosio

http://www.nortecastilla.es/20090703/segovia/universidad-inicia-decima-campana-20090703.html

El yacimiento de Coca está catalogado como uno de los más significativos de toda la península ibérica por la magnitud de la edificación hallada

La Unidad de Arqueología de IE Universidad , que tiene su sede en el antiguo convento de Santa Cruz la Real (Segovia), ha iniciado la X Campaña de Excavaciones Arqueológicas en el yacimiento tardorromano de las Pizarras, ubicado a dos kilómetros de la localidad segoviana de Coca, cuna del último emperador romano de Oriente y Occidente, Teodosio el Grande, según informaron ayer fuentes de la institución universitaria.
Los arqueólogos pretenden seguir descubriendo los restos de un complejo residencial romano, de una extensión cercana a una hectárea, que fue habitado desde el siglo III al V.
El yacimiento está catalogado como uno de los más significativos de la península ibérica debido a la magnitud y el volumen de la edificación, así como por la rica decoración de mármoles y otros elementos ornamentales hallados en la zona.
Los trabajos cuentan con la colaboración de la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento de Coca, bajo la dirección de los profesores de IE University, Cesáreo Pérez y Olivia Reyes.
En esta décima campaña del Proyecto Integral Cauca, los arqueólogos intervienen en el centro del complejo, donde han hallado un estanque de grandes dimensiones pues supera los 150 metros cuadrados de extensión.
Se trata de una colosal estructura hidráulica, que sirve de eje de todo el conjunto, cuya superficie es muy superior a un impluvium, los estanques rectangulares de los edificios romanos que recogían el agua de la lluvia y que estaban ubicados en el patio de las casas romanas. El estanque encontrado en Coca confirma la relevancia que tuvo este complejo residencial romano, que pudo pertenecer a una familia con mucho poder o capacidad económica.
De acuerdo con las primeras hipótesis, el estanque estuvo decorado, tanto en su fondo como en la zona circundante, con preciosos mármoles que pudieron llegar de lugares tan remotos como Grecia, Turquía, Egipto o Argelia. No obstante, los saqueos, que se sucedieron en busca de piedra a lo largo de los siglos posteriores, han provocado que los restos de mármoles que han llegado a nuestros días sean escasos.
A pesar de esto, «aún es posible detectar la presencia de roca ornamental, ya que se han encontrado las huellas provocadas por el peso de este material en la fase de preparación de los suelos», afirma Olivia Reyes. Por ello, añade que «no se descarta la posibilidad de descubrir este año algunas de las impresionantes placas de mármol en su posición original».
El sistema hidráulico que alimentaba el estanque de agua es otra de las incógnitas que quieren despejar los arqueólogos. La excavación pretende resolver la manera en la que se captaba y evacuaba el agua en un estanque de colosales proporciones. Junto a esta investigación, los arqueólogos están interviniendo en el espacio existente entre el centro y el ala sur del edificio con el fin de esclarecer las estructuras existentes y determinar nuevos pasillos, corredores y habitaciones.
Tras la finalización de la campaña, la Unidad de Arqueología desarrollará una memoria para difundir los resultados de los últimos años y aportar una interpretación, tanto de las estructuras romanas como de las sucesivas actividades humanas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada