4 de junio de 2009

Trespuentes - Alava

El juez investiga la réplica de una letrina con dibujos como los falsos hallazgos de Veleia

http://www.elcorreodigital.com/alava/20090604/alava/juez-investiga-replica-letrina-20090604.html

El magistrado pone la pieza bajo la custodia de la Diputación, que la considera «una
prueba fundamental» del presunto fraude

El 'caso Veleia' toma un camino de lo más escatológico con la réplica de una letrina romana como protagonista estelar en el juzgado de Instrucción número 1 de Vitoria. Su titular investiga si las inscripciones realizadas en la tapa de esa pieza guardan algún tipo de relación con los dibujos de temática cristiana y las palabras en euskera, datadas entre los siglos I y VI por los arqueólogos Eliseo Gil e Idoia Filloy, pero considerados falsos por una comisión de expertos de reconocido prestigio en diferentes disciplinas.
¿Por qué la reproducción en madera de un retrete ha llegado al juzgado? Para entenderlo hay que remontarse a finales de 2008. En noviembre de ese año, la diputada foral de Cultura, Lorena López de Lacalle, compareció en las Juntas Generales. Después de dejar hablar a los expertos, anunció la revocación del permiso de ocupación del yacimiento que tenía la empresa de Eliseo Gil, Lurmen, S.L., y la derogación de la autorización para excavar. Ambas decisiones significaron que la Diputación recuperaba el control del yacimiento, por lo que impidió a los miembros de esa firma volver a acceder al recinto.
Pocos días después, representantes forales acudieron a Veleia. Su sorpresa fue encontrarse con la réplica de un inodoro romano, cuya tapa estaba decorada con inscripciones muy parecidas y de similar factura a las realizadas en trozos de cerámica sigilata, piedras y huesos que componen el conjunto de grafitos presentados como «extraordinarios» por Gil y Filloy y, según su testimonio, extraídos de las entrañas de la tierra en las campañas de 2005 y 2006.
Un tiempo después, cuando los responsables de Lurmen pudieron acceder al yacimiento para hacerse con sus pertenencias, se llevaron la pieza. Y es que letrinas como ésta han sido utilizadas en los años 2004, 2005 y 2006 en las jornadas de reconstrucción histórica, denominadas 'Ludi Veleiensis', que la empresa de Gil y Filloy organizaba en el yacimiento para explicar de manera amena la civilización romana.
Contenido erótico
El retrete constituye para la Diputación «una prueba fundamental» para argumentar la querella criminal que ha presentado contra el arqueólogo Eliseo Gil y el geólogo Óscar Escribano, a quienes acusa de un presunto delito de ataque al patrimonio cultural que representa el principal yacimiento romano del País Vasco. En la misma demanda, denuncia también a Gil y al coordinador de las analíticas, Rubén Cerdán, por una supuesta estafa. Y la cree «fundamental» porque piensa que las inscripciones a modo de grafito «tienen mucho que ver» con los dibujos y textos aparecidos en soporte cerámico. Es decir, constituyen una prueba del supuesto fraude. Este convencimiento le ha llevado a transmitir su impresión sobre el retrete al juzgado. Por ello, pidió a la juez que se hiciera con él para que comprobase de primera mano el parecido con los dibujos atribuidos a los primeros siglos de la era Cristiana. Algunas de las representaciones, al parecer, son de contenido erótico.
La titular del juzgado ha hecho caso a la demanda foral y requerido a Eliseo Gil la letrina. El arqueólogo, según ha podido saber EL CORREO, la ha puesto a su disposición sin ninguna reticencia. Ahora, una vez levantado el secreto de sumario decretado a primeros de mayo, la magistrada ha decidido que la Diputación custodie la pieza, por lo que se la ha dado en depósito en tanto prosigue la investigación. Además, ha decretado que la Administración alavesa sea la depositaria de otra serie de objetos que estaban en los módulos de oficinas del yacimiento.
Esta decisión judicial explica que ayer mismo un camión de una empresa de transporte se acercara al Palacio de Justicia para sacar la réplica del váter de época romana. La operación se llevó a cabo en pleno mediodía. En medio de la expectación de los empleados judiciales, abogados, procuradores y de números ciudadanos, dos empleados de la firma sacaron el 'cajón' de las dependencias judiciales. También siguieron de cerca la 'operación letrina' dos funcionarias de la Diputación. Una vez dentro del vehículo, la tapa de la pieza fue protegida con una manta. ¿Su destino? Los almacenes forales hasta que llegue el momento de presentarla como prueba, si que es el 'caso Veleia' sigue adelante y se llega a celebrar un juicio.

OTROS ARGUMENTOS
Los arqueólogos que abandonaron la empresa Lurmen en enero de 2007 -José Ángel Apellániz, Miguel Ángel Berjón y Carlos Crespo- han manifestado a la Diputación su disposición a declarar que nunca vieron salir de la tierra las piezas con dibujos de temática cristiana y palabras en euskera.
Los expertos en diferentes disciplinas, todos ellos de reconocido prestigio nacional e internacional, que han certificado la falsedad de los hallazgos también están dispuestos a argumentar sus tesis ante el juez.
El testimonio de una empresa alemana de productos informáticos de alta tecnología es otra de las pruebas fundamentales que aporta la Diputación para argumentar su querella. ¿El motivo? Uno de sus representantes ha confirmado por carta que los gráficos aportados por Rubén Cerdán en sus informes para autentificar los hallazgos «son copia» de uno de sus manuales.
Los laboratorios CEA-CNRS de Francia han confirmado a la Diputación que nunca realizaron los análisis que Cerdán aseguró que se hicieron para certificar la autenticidad de los hallazgos y por los que la Diputación pagó 5.817,40 euros.
La carta del catedrático de Química de la Complutense Luis Bañares en la que comunica que Lurmen nunca le dio cerámicas con inscripciones para autentificar los hallazgos, frente a lo afirmado por Cerdán.
Réplicas de váteres como la investigada se han expuesto desde 2004 en jornadas de recreación histórica
Las inscripciones figuran en la tapa del inodoro de madera

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada